Artículos / Reproducción

Ver todos los artículos

Edad de la Reproductora Pesada: Huesos y función inmune en los pollos BB

Vota Resultado Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible 2 votos

6/2/12   |   C. A. TorresDouglas KorverJ. L. SaundersM. L. Johnson

Según expertos, los huevos más grandes llevan a tener pollos más grandes al momento de la eclosión, por lo tanto se piensa que son más fuertes o que tienen más peso, pero se debe tener en cuenta que el defecto del peso del pollo al momento de la eclosión tiende a disminuir a medida que crece.





En una empresa integrada de reproductoras se ven muchos aspectos relacionados con la productividad de esta, pero en muchas ocasiones se concentran los análisis en la calidad del pollo para tratar de entender lo que un pollo individual significa para la empresa. Pero la verdad es que se tienen que ver las cosas en un sentido más amplio, porque no solamente importa la calidad, sino que hay factores relacionados a la producción de las reproductoras que tienen una influencia en la productividad de la empresa, factores que se relacionan a la calidad y productividad general; por ejemplo en la producción de huevos, cuantos huevos producen las gallinas, el nivel de incubabilidad, el tamaño de los huevos, entre otros.

Según expertos, los huevos más grandes llevan a tener pollos más grandes al momento de la eclosión, por lo tanto se piensa que son más fuertes o que tienen más peso, pero se debe tener en cuenta que el defecto del peso del pollo al momento de la eclosión tiende a disminuir a medida que crece, toda esta ventaja desaparece a medida que las gallinas envejecen, por tanto se están analizando factores que explican por qué existen diferencias de este tipo que están presentes en el momento del nacimiento y por qué después desaparecen. Hay 2 áreas en las que enfocarse: el sistema inmunitario innato y el desarrollo óseo.

Cuando eclosionan, las aves tienen un sistema inmunitario muy débil, muchas veces dependen de los anticuerpos maternos durante los primeros días de su vida a medida que la maquinaria de anticuerpos se vaya a desarrollar, y el sistema innato que es responsable de la eliminación de las bacterias, también es bastante funcional.

Entonces hay un lugar para la mejora; pero cuando eclosiona el huevo hay un sistema innato funcional, y el pollo dependerá mucho de las respuestas innatas para combatir a muchos de los desafíos bacterianos y virales que debe enfrentar, los cuales dependen de los anticuerpos maternos. La investigación realizada está analizando maneras de poder avanzar el estado del sistema inmunitario al momento del nacimiento y por tanto aumentar el bienestar y salud del pollo.





Otra área analizada en la investigación ha sido el desarrollo óseo. Ya se ha visto el nivel de anomalías esqueléticas que se ha tenido en el pasado, se ha hecho un trabajo excelente de seleccionar la salud ósea, pero los que crecen rápidamente necesitan un sistema esquelético, en cuanto más rápido crecen las aves hay más presión que se coloca sobre el sistema esquelético, por lo tanto pueden haber problemas óseos como deformaciones o fracturas. Lo que se desea es que haya eclosión con un sistema esquelético fuerte, una base esquelética que respalde y sostenga un crecimiento futuro.

Sabemos que al alimentar a los padres de las reproductoras se colocan nutrientes en el huevo, y el embrión utiliza estos nutrientes para poder satisfacer todos sus requisitos de crecimiento y desarrollo, y no solamente desarrolla su tamaño sino que también su sistema inmunitario, y por ende puede nacer un pollo fuerte y sano.

En la investigación se utilizó diferentes tipos de gallinas, se hizo una inseminación artificial en diferentes fases de la producción: temprana, intermedia y tardía del ciclo de la reproductora, se ha analizado el desarrollo del embrión especialmente para el trabajo óseo, se ha hecho también eclosión con pedigree, se ha podido hacer un seguimiento individual en cada uno de estos casos a la gallina y a las diferentes etapas de reproducción, y finalmente se hizo un trabajo de seguimiento muy cercano analizando los primeros 7 días de vida de los pollitos.

Explicando algunos métodos que se utilizaron para analizar la inmunidad innata, se han visto estudios fuera del ave para la función celular innata. Uno de estos ha sido un estudio bactericida y se ha realizado usando una bacteria en particular. En este caso se colocó en un medio de crecimiento, se hizo un recuento de células, las colonias que formaban, y se tomó la bacteria en la misma concentración y se mezcló con sangre entera tomada de las aves. Se permitió que haya interacción de la bacteria con la sangre, durante este tiempo el sistema o las células innatas fagocíticas iban a ingresar a la bacteria, que de repente no la eliminaban, pero luego de varias repeticiones de la mezcla, la bacteria que sobrevivió a las células innatas podía crecer y desarrollarse en colonias, la diferencia entre la bacteria sin mezcla de sangre y la mezclada en sangre, la cual surgió debido al sistema inmune innato, era un porcentaje de la bacteria eliminada.

Esto también brinda una imagen general de la capacidad del sistema inmune innato de eliminar una bacteria patógena, siendo en este caso una bacteria de E. coli.





De acuerdo al estudio realizado, al provenir de gallinas más jóvenes (de alrededor 30 a 32 semanas), los pollitos tienen una mayor capacidad de ponerle resistencia a las bacterias. Por tanto, se puede deducir que la capacidad de matar bacterias decae con la edad de la gallina. No hay mucha información disponible sobre los efectos de la edad de las reproductoras y la capacidad inmune innata.

Se estudió hace algunos años el efecto de la edad en la función en los pavos y se analizaron diferentes aspectos de la función innata: producción de anticuerpos, respuestas humorales adquiridas, inmunidad mediada por células y una infección experimental de E. coli; lo que surgió en el caso de este experimento es que no se observó diferencia en la función innata de los pavos, y en otro estudio funcional no se vio diferencia en cuanto a la susceptibilidad con respecto a la infección de E. coli experimental. En otro estudio con un grupo de aves reproductoras se evaluó la función inmune, 30 -32 80 70 60 50 40 30 20 10 0 Edad de la gallina Capacidad de eliminación de E. coli A A B C B B 45 - 47 57 - 59 Edad de la gallina: <0.0001 Edad del pollito: <0.0001 Porcentaje de E. coli eliminado Día 1 Edad del pollito Día 4 inyectaron a las aves con un lipopolisacáridos y esta fue una pared bacteriana; el cuerpo del ave reconocía esto como una bacteria, pero debido a que era una pared purificada no era infecciosa, por lo tanto el lipoposacáridos solo se utiliza en investigación de función innata para evaluar las respuestas del sistema inmune innato.

La manera en que se midió esta respuesta fue con la producción de haptoglobina, proteína de fase aguda donde un ave está sufriendo una respuesta inmune y es susceptible a un aumento en la respuesta a este desafío.

Los mayores niveles de haptoglobina indican que hay una mayor respuesta del sistema inmunitario de responder a este desafío bacteriano, entonces, en aves que no han sido inyectadas con lipoposacáridos no hay diferencia entre los diferentes grupos; sin embargo, cuando se inyectó con lipoposacáridos a los 25 días, se vio una respuesta más fuerte del sistema inmunitario en el conjunto de aves más antiguo, siendo lo contario en aves más jóvenes, y esto da como resultado una respuesta inflamatoria mucho más fuerte al lipoposacáridos.

En el desarrollo del sistema esquelético, a medida de que se desarrolla el embrión se va mineralizar progresivamente un cartílago o materia orgánica que hay alrededor del embrión, expandiéndose más mediante su crecimiento.

Según el experimento realizado, la nutrición materna puede influenciar la tasa de desarrollo o de deposición mineral en el esqueleto, dando el nacimiento de un pollito con un estado de desarrollo óseo más avanzado, y por tanto estas aves podrían soportar el crecimiento o la ganancia de peso tan rápida que se da ahora.

Una herramienta a utilizar para el desarrollo óseo es la tomografía micro-computarizada, una tecnología que está relacionada a la tecnología que los médicos utilizan para evaluar el riesgo de osteoporosis en humanos.

Lo que hace esta tecnología es que nos permite, a través de rayos X, tener una imagen tridimensional de la mineralización ósea y a su vez medir la densidad ósea. También se ha tomado mediciones usando calibres, midiendo el espesor y la longitud de los huesos (tibia, fémur) en diferentes puntos del desarrollo.

El estudio dio como resultado que, a 20 días del desarrollo embrionario, los hijos de reproductoras de alrededor de 46 semanas de edad (ciclo intermedio) daban huesos más gruesos (en el caso del fémur y la tibia) que los de reproductoras de 33 y 60 semanas (ciclo temprano y tardío respectivamente), y que en caso de longitud, los hijos de reproductoras de ciclo intermedio tienen los fémures y tibias más largas, pero en el caso de la tibia, los hijos de las de ciclo tardío también tienen tibias extensas.

Por otro lado, en lo que respecta a la proporción de cartílago de un hueso calcificado, también a 20 días de desarrollo embrionario, las gallinas de ciclo intermedio muestran más proporción de cartílago tanto en fémur como en tibia. Al momento del nacimiento no hay muchos cambios, nuevamente las gallinas de ciclo intermedio poseen las tibias más largas.

Al analizar la densidad mineral ósea en diferentes edades (17 días de incubación, 20 días de incubación, momento del nacimiento y 7 días de vida), se puede ver que muy tempranamente los pollos de gallinas jóvenes tienden a tener una mineralización mayor, lo que indica un mayor desarrollo óseo. Las diferencias que desaparecen al momento del nacimiento; la edad de la reproductora pareciera influenciar el desarrollo óseo amplio, pero al momento del nacimiento, los pollos de gallinas viejas parecieran ponerse al día, y luego de 7 días de edad, la diferencia ya no es mucha.

Desde la perspectiva funcional, sin embargo, los resultados son diferentes, ya que en los pollos de reproductoras mayores, a pesar de que la densidad no pareciera ser diferente y que los diámetros externos y la longitud del hueso pareciera ser menor en las gallinas de ciclo tardío, se puede ver que la resistencia a la ruptura es sustancialmente mayor en pollos provenientes de reproductoras mayores.

Entonces, resumiendo ambos resultados, tal parece que los pollos provenientes de reproductoras de ciclo intermedio (aproximadamente 46 semanas de vida) tienen el desarrollo óseo más rápido al ser embriones, considerando también que estas diferencias tienden a disminuir a medida que los pollos crecen. Por otra parte, los pollos que provienen de gallinas de ciclo temprano (aproximadamente 32 semanas de vida) poseen una excelente densidad de los huesos en el embrión a los 17 días de incubación.

Finalmente, los pollos que provienen de gallinas de ciclo tardío (aproximadamente 60 semanas de vida) poseen huesos más fuertes al momento del nacimiento en comparación a los otros dos tipos de reproductoras.





Aunque hay que considerar que el límite de este estudio ha sido solo hasta los 7 días de edad del pollo, se puede decir que la edad de la reproductora ciertamente afecta en el desarrollo óseo del pollo al momento del nacimiento.

Edad de las reproductoras y crecimiento de los huesos

Al momento que las reproductoras envejecen hay un incremento en el desarrollo óseo en los pollos al nacer. A medida que crecen los pollos el efecto de la edad de las reproductoras en la densidad ósea va a disminuir. (Yalcin, et al., 2011; Shaw et al., 2010).

Los pollos que vienen de reproductoras jóvenes tienen menores reservas, lo que indica que habría un mayor requerimiento de fósforo para respaldar este crecimiento. (Viera y Moran, 1998).

¿Cómo es que la edad de la reproductora influye en la calidad del producto?

Recordando que en el estudio se trabajó solo hasta el día 7 de edad del pollo, aún quedan algunas preguntas por resolver, estos efectos continúan a lo largo de la edad de procesamiento.

Se ha demostrado que con la edad de la reproductora hay diferencias en el desarrollo embrionario del sistema esquelético de la función inmune y se tiene que ver también el efecto del tratamiento la dieta, cómo se alimenta a la gallina reproductora y como ello influencia al desarrollo del pollo.

Existe mucha información que demuestra que, a medida que las reproductoras llegan al ciclo intermedio, la incubabilidad y la cantidad de pollos vivos que nacen tienden a aumentar con la edad, y luego, a medida que las reproductoras envejecen, pasando al ciclo tardío, la incubabilidad y la fertilidad va a declinar. (Tona, et al., 2001) La gran pregunta que se deben hacer los productores es qué pasa con estas gallinas que son recibidas, cómo van a crecer, qué tan grandes van a ser y crecerán de manera rápida y eficiente. Si se observa que el tamaño de los huevos, a medida que aumenta la edad de la gallina reproductora, el tamaño de la yema también crece, a su vez el tamaño del huevo y por lo tanto el tamaño del pollo también va a ser mayor. De la misma manera, los cambios producidos por la cantidad de horas con respecto al periodo de incubación va ser menor durante el ciclo intermedio, dicho periodo aumenta en los ciclos temprano y tardío. Ahora bien, dependiendo del estudio podemos ver resultados ligeramente diferentes. Otro estudio ha reportado que el tiempo requerido para eclosionar disminuye con la edad de la gallina, habiéndose comparado solo un grupo de aves de ciclo temprano con otro de ciclo tardío, viéndose que este declive ha sucedido mientras se pasaba por este ciclo intermedio de reproducción.

Otros estudios demostraron que los embriones de gallinas más viejas se desarrollan más rápido, el método de estudios también han sido distintos, sin analizar parvadas o tiempos intermedios.

Esto significa que podría haber diferentes momentos de eclosiones, es decir si se tiene una incubadora de tapa múltiple o una situación de eclosión de tapa múltiple, podríamos encontrar que algunos pollos van a mantenerse más tiempo en la nacedora, y los que nacen antes han estado más tiempo y podrían correr el riesgo de deshidratación; y si estamos forzando esto debido a la cantidad de huevos que tenemos de gallinas más antiguas, quizá se les podría estar obligando y no darles más tiempo para que se puedan secar, perdiendo un potencial de tener mayor éxito, un trabajo interesante que se ha hecho con respecto a la manipulación de condiciones de incubación, si es que estamos manipulando la temperatura o la humedad relativa.

La idea es tratar de ver que es lo que realmente necesita el embrión, ya se está dejando de lado la tapa múltiple y se está pasando a la tapa única, lo que significa que pueden equiparar las condiciones de incubación con las necesidades del embrión en base a la edad de las reproductoras pesadas.

Estos son efectos en la calidad del pollo, pero si vemos lo que sucede en la población de pollos de engorde, hay algunos estudios que muestran que las reproductoras mayores generan huevos más grandes y pollos más grandes.





¿Si este tamaño corporal al momento de la eclosión continúa a lo largo de todo la producción de pollos de engorde?

Hay pocos estudios que han mostrado ciertamente que hay pollos que son mayores al momento del nacimiento y que llegan a ser pollos de engorde mayores, pero también hay estudios que muestran que muchas veces el efecto es más pronunciado, y que el tamaño de los pollos cae a medida que crecen, mientras que otros estudios que demuestran que al momento que hay procesamiento de aves no existe diferencia en el peso corporal al momento de que estas aves son procesadas.

Lo que todo esto significa, en síntesis, es que los pollos provenientes de gallinas más viejas han sufrido de inmunidad innata temprana, algunos aspectos en el metabolismo de los huesos son más rápidos en embriones de reproductoras jóvenes, pero también vemos que en el momento de la eclosión los pollos de gallinas más viejas tienen huesos más resistentes.

Si se relaciona la edad de las reproductoras con la mortalidad de los pollos de engorde hay un estudio que muestra los múltiples factores que se involucran, pero finalmente se sabe que hay un efecto consistente de mortalidad en los pollos de engorde que vienen de parvadas mayores.

Conclusiones

Los pollitos de las gallinas más viejas pueden tener problemas de inmunidad innata temprana.

Algunos aspectos del metabolismo de los huesos son más rápidos en los embriones de las reproductoras jóvenes. De ahí que los pollos de gallinas viejas tienen huesos más fuertes. No es seguro si los efectos luego de la primera semana de vida llegan a variar, para comprobarlo hay que evaluar más allá de este tiempo.

Incluso si no conocemos todos los datos de la edad de la reproductora, de su salud y el potencial del pollo, todas estas cosas que van cambiando o por qué es que cambian, sabemos que la edad de la reproductora tiene un importante impacto en el desarrollo del embrión, en el estado del pollo al momento de eclosión y también podría tener un impacto de punto final. Entonces, lo que sí se sabe es que los pollos de gallinas jóvenes no son los mismos que los de gallinas viejas.

Uno debe ser muy cuidadoso al momento de interpretar estos estudios, al momento de interpretar los efectos en el grupo de aves hay que ver cómo es que estos experimentos se han diseñado y cómo se comparan con otros estudios.

Finalmente recordar que estos estudios se realizan a pequeña escala y sus condiciones no se pueden relacionar completamente con un corral comercial, esto es solo una parte, hay que tener en cuenta aspectos como la incubabilidad y otros que puedan influir en el producto final.



Vota Resultado Sin interés Poco interesante De interés Muy interesante Imprescindible 2 votos