Artículos / Manejo

Ver todos los artículos

Gestión de la gallinaza

Vota Resultado Sin interés Poco interesante De interés De interés Imprescindible 0 votos

15/10/11   |   Mónica María Estrada Pareja

Durante la producción avícola surge una cantidad de necesidades que van más allá de los requerimientos productivos. La generación de desperdicios con alto contenido de nutrientes y material orgánico causa contaminación de suelos y aguas, emite olores desagradables y altas concentraciones de gases, además de propiciar la proliferación de vectores y microorganismos patógenos; todo ello con un impacto negativo en el medio ambiente [6]. Por tanto, es imprescindible la aplicación de estrategias de reciclaje que posibiliten el saneamiento ambiental y, a la vez, permitan la recirculación de nutrientes, que contribuyan a lograr un mejor equilibrio entre el hombre y la naturaleza, para alcanzar a su vez un beneficio económico que aumente las condiciones de competitividad de cada explotación dentro del mercado

La reutilización de estos residuos constituye una técnica de producción sostenida por una serie de normas que se encaminan a la descontaminación del ambiente, transformándolos en materia, que favorece la recuperación del suelo y del aire, como también la salud del hombre y de los animales. La utilización de éstos se convierte, posteriormente, en fuente de nutrientes para animales y recuperación de energía, mediante el aprovechamiento del biogás y de la materia orgánica como materia prima de los procesos de compostaje, con el uso de tecnologías eficientes que se pueden aplicar a cualquier escala de producción

La gallinaza es el residuo orgánico más representativo que generan las explotaciones avícolas, tanto por su volumen como por sus características. Su composición depende principalmente de la dieta y del sistema de alojamiento de las aves. La gallinaza obtenida de explotaciones en piso se compone de una mezcla de deyecciones y de un material absorbente que puede ser viruta, pasto seco, cascarillas, entre otros, que se conoce con el nombre de cama; esta mezcla permanece en el galpón durante todo el ciclo productivo. La gallinaza obtenida de las explotaciones de jaula resulta de las deyecciones, plumas, residuos de alimentos y huevos rotos, que caen al suelo y se mezclan. Este tipo de gallinaza tiene un alto contenido en humedad y altos niveles de nitrógeno, que se volatiliza rápidamente, creando malos y fuertes olores, y haciendo que pierda calidad como abono

Con la transformación de la gallinaza por medio de diferentes tratamientos que se describen a continuación se genera una alternativa para darle valor agregado a un residuo orgánico abundante y mitigar el impacto ambiental negativo que éste puede ocasionar cuando no se procesa, debido a una mala utilización o disposición.





Procesamiento de la gallinaza

Los nutrientes que componen la gallinaza, esenciales para los organismos descomponedores, deben estar en ciertas proporciones y cantidades adecuadas: de 20 a 30 partes de carbono por una de nitrógeno. Como la gallinaza presenta tan solo de 6 a 10 partes de carbono por una de nitrógeno, para suplir esta deficiencia se proponen mezclas con materiales vegetales tales como: serrín, paja, desechos de cosecha, etc. El tamaño de la partícula es otro factor a tener en cuenta. La molienda de las materias primas, previa a la digestión, favorece varios aspectos: proporciona una mejor aireación inicial, un material más homogéneo, lo que permite una manipulación adecuada. El triturado hace que el material sea más susceptible a la invasión microbiana, mediante una mayor superficie de exposición

La sanitización aparece como una interesante opción ambiental para los avicultores que deseen estabilizar la gallinaza química, física y biológicamente para una producción más limpia, sin necesidad de hacer inversiones en infraestructura. El producto resultante desde el punto de vista nutricional es balanceado y biológicamente estable, se reducen las características fitotóxicas de los residuos utilizados. Además, ayuda a controlar y erradicar enfermedades como Newcastle, influenza aviar y la enfermedad de Gumboro





Usos de la gallinaza

Los usos que se le pueden dar a la gallinaza son diversos.

1. Alimento para animales

La utilidad de la gallinaza en la alimentación animal proviene de su elevado valor de nitrógeno, aunque debe tenerse en cuenta que éste se halla, en su mayor parte, en forma no proteica, principalmente como ácido úrico y, por consiguiente, resulta de poca utilidad para los animales monogástricos, aunque no para los rumiantes. El elevado valor nitrogenado para la gallinaza desecada equivaldría a un nivel proteico del orden de un 22 a 34%, de igual manera que su elevado contenido de materia orgánica, cerca del 70%, le aseguraría un valor energético del orden del de muchos cereales

2. Abono orgánico

Es un producto sólido obtenido a partir de la estabilización de residuos de animales, vegetales o la mezcla de éstos, que contiene porcentajes mínimos de materia orgánica expresada como carbono orgánico oxidable total.

3. Producción de energía

Éste es un sistema novedoso para el tratamiento de la gallinaza en explotaciones de aves en jaula. La descomposición de la gallinaza en biodigestores desprende biogás, que es un producto compuesto de metano (50-80%), de dióxido de carbono (20-50%) y de otros gases como H2, H2O, NH3 (1-5%). El biogás puede ser aprovechado como biocombustible, ya que su poder calorífico oscila entre 5.000 y 6.000 kcal/m3 en función del contenido de metano





Conclusiones

La industria avícola aporta algo más que huevos y carne; contribuye al desarrollo agrícola, con el procesamiento de un desecho de los procesos productivos convertido en un recurso de gran valor, la gallinaza.

Las diferentes características físicas y químicas de las excretas aviares le atribuyen cualidades para ser utilizada, ya sea como abono o como alimento para animales, siempre y cuando sea transformada o procesada y así garantizar no sólo su calidad como producto, sino su aporte al bienestar del medio ambiente.



Vota Resultado Sin interés Poco interesante De interés De interés Imprescindible 0 votos

Comentarios sobre este artículo

Roberto Sc
Distrito Federal, México. | 8/11/11

Felicitaciones por el artículo, pero como todo se debe seguir investigando. Es importante agregar aspectos económicos: cuanto se produce (por pollo, por gallina), costos, precios al venderla como alimento, abono o para producción de energía, espacios es la producción y tiempos que se manejan para su producción, etc., en pocas palabras hay que venderles la idea a las grandes empresas, así como presentarles la opción a la autoridad de SAGARPA. Hay que difundir su uso en foros especializados como ANECA. Agradeciendo la atención a la presente.

Agustin Gerardo Cavazos
Nuevo León, México. | 17/10/11

Bueno yo solo diferenciaría bien la gallinaza de la pollinaza, y claro no lo veamos como basura de la avicultura sino lo que es un subproducto de la avicultura.